lunes, 28 de agosto de 2006

DECEPCION. DESILUSION. IRA

Siento una decepción tremenda. La desilusión no desaparece y alimenta la ira. Tengo tanta rabia que podría matar a mi ex - amiga de mil maneras distintas, pero no diré nada de eso acá porque seguramente algún pelotudo va a decir que hago apología del delito y no tengo ganas de darle de comer a más mierdas que andan con demasiado tiempo de sobra y joden por joder, así pues, imagináte las mil maneras de matarla que he imaginado, todas muy didácticas y sobre todo antihigiénicas (je)… Usa tu imaginación querido lector, que imaginación seguro te sobra (como a mí).

Pensaba intentar escribir de forma optimista, pero sabés qué????? No se me canta, no me sale, no puedo, porque: ¡oh, qué cosa, me han ROBADO mis ahorros! ¡¡¡Y NO TENGO HUMOR PARA SER OPTIMISTA!!! Así que como lo pensé en un principio voy a rajarme a puteadas vos si querés rajáte un pedo, rascate el culo o miráte la argolla, yo voy a putear, porque estoy podrida de ser la señora educada que todo se lo banca estoicamente, como una lady. ¡¡¡¡Lady las pelotas!!!!!!!!

¿Alguna vez sentiste rabia realmente? ¿Esa rabia que te nace en las tripas….? ¿Has sentido tanta rabia que pensás todo el día en cómo cobrarte la mierda que te hicieron? Porque eso es tener rabia, pensar-pensar-pensar en cómo cobrártelas todas, una tras otra las cosas que te hicieron. Así estoy yo. LLENA DE RABIA, DE IRA, DE DESEOS DE VENGANZA Y DE REVANCHA.

Y los días pasan, y no pasa nada, pero me sentaré en la puerta de mi casa a ver pasar el cadáver de mis enemigos.
Todo se paga en esta vida, y yo voy a estar ahí para verte pagar HIJA DE LA REMILPUTA!