lunes, 22 de septiembre de 2014

Entre el querer y el poder

Entre el querer y el poder hay una distancia que a muchos parece pequeña pero para otros es un abismo que separa el el deseo de la realidad,
¿Por qué comienzo así? Pues porque hace poco más de un mes anunciaba con felicidad que, en mi lucha cotidiana contra la fibromialgia, había conseguido dejar los medicamentos para el dolor. 
Hoy volví a mi médico reumatólogo y debo volver a tomar la medicación porque el dolor está relacionado con mi inestable presión arterial, ya que el dolor altera el funcionamiento de todo mi organismo, así pues..., y pese a mi absoluta firmeza en dejar la Pregabalina y pelearle al dolor día a día a fuerza de voluntad, de querer.., debo volver a tomarla y por supuesto continuar con los controles y además, sumar al cardiólogo con el que tengo consulta pasado mañana.
Por esos a veces QUERER y PODER están separados por un abismo absoluto en donde la voluntad nada tiene que ver y la fe y el amor tampoco.
Hoy me pregunto si "perdí" esta batalla, pero no estoy segura, De lo que sí estoy segura es de que sigo "luchando" y lo seguiré haciendo hasta el último minuto de mi vida y que tal vez haya perdido una batalla, pero no perdí la guerra.

¡SIGO, SIGO!