martes, 16 de diciembre de 2008

EXPLICANDO ALGUNAS COSAS A ALGUNOS ANÓNIMOS Y ANÓNIMAS

A ver, aclarando, en primer lugar, me cansé de los anónimos pelotudos. Por otro lado, quiero comentarles a todos, a los "anónimos" incluídos, que LA CASA DE DELFINA es el blog de mi hija, es ella quien lo edita bajo mi supervisión claro está pues es una niña de 12 años, y a veces yo también le publico cosas que a ella le gustan.

Sí, soy una mujer de 40 años, y cuido a mi hija de la mejor manera, y siempre estoy pendiente de ella y de lo que hace y deja de hacer y de las cosas que los "anónimos y anónimas" dejan en su blog.

El mensaje que un tal o una tal ANONIMO dejó en el blog de mi hija en el día de ayer me parece absolutamente inapropiado y lo he eliminado. (Vos sabés quién sos y lo que escribiste).

Me cansé de los anónimos, tanto en mis blogs, en el de mi hija y en mi correo.
Si querés dejar mensaje, tanto en cualquiera de mis blogs o en LA CASA DE DELFINA tendrás que ser un usuario registrado y esperar que modere los comentarios porque de ahora en más no dejo un sólo blog sin moderación. ME CAN-SÉ!!!!!!!
A mi no me importa si tengo muchos o pocos blogs, pero lo que si me importa es la mala leche con que escribiste, vos, "Anonimo" un mensaje en el blog de mi hija.
Vivo en MI MUNDO IDEAL, que evidentemente no es el tuyo, entonces te invito a que no regreses más ni a mi mundo ideal ni al de mi hija. Gente con mala leche no es bienvenida en estos mundos. Gracias!


EN UN ALBUM, poema de Delmira Agustini



Cuando abriendo tu boca perfumada,
La voz dulce y perlada
De tu bella garganta haces brotar,
En voces de sirenas ideales,
Y en arpas de sonidos celestiales,
A mí me haces pensar.

Cuando miro tu cuello alabastrino
Y tu cuerpo divino
Que al de Venus la diosa ha de igualar,
Del mármol la blancura,
Y del cisne la olímpica figura,
Me haces recordar.

¡Cuántas veces ligera como un hada,
Te he visto yo ocupada
En las dulces tareas del hogar,
Y entonces a mi madre,
Y Carlota de Werther heroína,
Me has hecho recordar!