sábado, 22 de diciembre de 2007

Quiero decirte tantas cosas, quisiera poder decirlas y encontrar las palabras.

Es difícil de creer quizás, lo que siempre te digo: Te Quiero.

Pero es verdad, es real, es infinitamente profundo el amor que siento por vos.

Quiero que seas feliz, con todas las letras, con todas las implicancias, con libertad, con resolución, consciente de la felicidad y del amor que te profesan tantas personas.

Tienes la obligación de ser feliz porque te necesito feliz para mí; porque feliz me haces reír y tu voz que tanto me fascina me hace sentir de lo mejor, tu mejor amiga, aunque no lo sea.

Quizás sea mucho lo que pido, pero siempre pido lo mismo: tu sonrisa, tu felicidad. Y agradezco ese poder de ser tan libre, de sentirte tan libre en cada paso, en cada palabra, en cada camino que tomas, en cada canción que escuchas, en cada te quiero, en cada pensamiento.

Se feliz! Ese es mi gran deseo.