martes, 5 de febrero de 2008

Haikú de Shirao

Yuku aki no
kusa ni kakururu
nagare kana

Se va el otoño
y escondido en la hierba
un arroyuelo


SHIRAO

Mujer Olvido


Había una vez
una mujer que había perdido su vida,
miró hacia abajo desde la cima
y se dio cuenta, tarde, que no
había hecho nada con su vida.

Cuando cruzó el umbral
pidió volver para intentar
hacer algo bueno y digno
en una vida tal vez corta
pero que le daría otra oportunidad...

Porque en realidad no había amado,
ni había soñado, ni había deseado...
solo había sufrido padeceres,
había odiado, había despreciado,
había olvidado ser persona.

Había una vez una mujer
que regresó del infierno de la soledad,
y lo dio todo en un abrir y cerrar de ojos,
y cuando nuevamente llegó a la cima
cruzó el umbral llena de luz divina.


© Verónica Curutchet


Asfixia

Si el aire pertenece a los que sueñan son pocas las horas que me quedan en el mundo… He perdido los sueños y además de los sueños la fe y la esperanza. Me queda la ira atada a mis manos que no son capaces de caricias o melodías y comienzo a ahogarme, solitaria, en el pozo de los sueños abandonados, quizá allí quede algo de aire, pero estoy ya PERDIDA en los brazos de la muerte y aunque esa ráfaga de oxígeno fuera suficiente me he entregado sin recelo a esta asfixia…
♥ ♥ ♥

De tí y de mí



Desde ese lugar desierto donde miras las ventanas descubriendo formas y abriendo puertas para echar a volar, desde esa melancólica sonrisa estréchame desde lo esencial de tu alma.

No dejes de soñar aunque se derramen tus lágrimas por sueños perdidos, invéntate cientos de sueños nuevos para seguir, Navegante Solitaria, fantasmal figura que transita la vida bien recibida por muchos corazones. Mírate ahora en el espejo, detrás de tu reflejo estoy yo.