lunes, 11 de febrero de 2013

«YO TE ADORO...»


XXIV (YO TE ADORO...)

Yo te adoro al igual que la bóveda nocturna,
Oh, vaso de tristeza, oh gran taciturna,
Y te amo lo mismo, bella, cuando tú me huyes,
Y cuando me pareces, ornamento de mis noches,
Más irónicamente acumular las leguas
Que separan mis brazos de las inmensidades azules.

Me adelanto al ataque, y trepo en los asaltos,
Como alrededor de un cadáver un coro de gusanos,
Y quiero ¡oh, bestia implacable y cruel!
Hasta esta frialdad por la que me eres más bella!

1857.

Charles Baudelaire
«Las Flores del Mal»

domingo, 3 de febrero de 2013

¿De quién es el contenido en las redes sociales?

Es frecuente en las redes sociales el uso indebido de los contenidos que circulan por ellas, lo cual evidencia que hay poco interés en conocer y respetar los derechos de quienes los crean.
Usar indebidamente contenido ajeno es una practica ética y legalmente reprochable. Los contenidos pueden tener atributos creativos, o no, pero lo que sí es cierto es que están asociados a una persona física determinada. Si se trata de contenidos creativos, su creador tendrá el derecho de invocar protección y sacar de ellos beneficios, en muchos casos no necesariamente económicos sino el reconocimiento de su esfuerzo intelectual, de su paternidad.

Los contenidos creativos

Son aquellas obras del ingenio con atributos de originalidad en razón de la forma particular y personal de desarrollar las ideas y plasmarlas de cualquier forma y a través de cualquier procedimiento. Lo relevante acá es la impronta personal, “el sello” que cada quien le imprime a la forma de hilvanar y expresar sus ideas. En otras palabras, son justo aquellas obras nuestras con suficientes características propias que permite distinguirlas de otras del mismo género.
Los contenidos creativos -canciones, libros, conferencias, artículos, dibujos, grabados, pinturas, esculturas, diseños, software, fotografías, vídeos, etc- son de quien los crea. Los terceros no autores podrán no obstante tener derechos económicos sobre tales obras en virtud de una cesión o una licencia temporal, pero el autor jamás perderá el derecho de asociar su nombre a tales creaciones. Y eso es así porque el derecho moral de paternidad sobre los contenidos creativos es personalísimo, legalmente intransferible e imprescriptible.

 Los contenidos no creativos

Son aquellos que no tienen atributos de originalidad y por lo tanto  no constituyen obras en sentido estricto. Por eso no puede reclamarse sobre ellos protección en el campo de la propiedad intelectual. Ejemplos: una palabra, una expresión genérica, un título no original, un procedimiento, etc, etc. Diversas personas pueden a la vez escribir sobre el amor, o el mar o la lluvia y no por eso pretender exclusividad sobre las palabras genéricas amor, mar o lluvia. Lo que sí podrán es invocar derechos sobre la forma particular en que cada quien haya expresado su visión personal y creativa sobre ellas, bien sea como un cuento, una novela, un poema, un artículo periodístico, un ensayo, una imagen, etc.

Los contenidos y las redes sociales

Las redes sociales, twitter entre ellas, señalan expresamente que los contenidos son de los usuarios que los crean o comparten. Pero dejan bien claro que ellas no son responsables por tales contenidos que se comparten a través de sus plataformas. Eso sí, se aseguran todas en sus condiciones de uso de otorgarse mediante adhesión una licencia gratuita y mundial para comunicarlos, reproducirlos o distribuirlos.
En cambio, lo que sí no hacen es solidarizarse con el usuario en casos de reclamación. Twitter, por ejemplo, te dice tú y sólo tú eres responsable de lo que tuiteas así que si te va mal ¡arréglatela solo!… y si no lo creen denle una miradita al segundo reporte de transparencia de Twitter 2013, que da cuenta de las estadísticas de contenido removido por uso indebido, durante el período julio a diciembre 2012.
No está demás, pues, usar debidamente los contenidos que circulan por las redes. Eso implica citar apropiadamente, indicar el autor, respetar la integridad del texto copiado, etc. Además de un asunto legal, es sobre todo ético y de sentido común.

sábado, 2 de febrero de 2013

Querido Diario

Podría decirse que estoy triste pero no sé cuán triste porque también tengo en el tintero dolor, desilusión e ira. 
Es un trabajo inmenso poder controlar todas estas sensaciones y sentimientos, el dolor de la gente que quiere me provoca un sufrimiento atroz; la desilusión me lleva a la desesperación porque no dependen de mí los cambios que a otras personas corresponden; Ira, uno de los sentimientos más incontrolables lo que me provoca miedo y un temblor del alma inexplicable.
Sí, sí... 
                                 Hoy estoy triste


viernes, 1 de febrero de 2013

FIBROMIALGIA: El impacto familiar y laboral de la Fibromialgia.


Fuente: El Rincón de la Fibromialgia

NOTA DE PRENSA DEL ESTUDIO EPIFFAC
El impacto familiar y laboral de la Fibromialgia. 
Propuestas para reducir su impacto. 


El estudio EPIFFAC de la Fundación de Afectados y Afectadas de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga crónica es el primero en analizar el impacto familiar, laboral y social de la fibromialgia, un problema
de salud del que desconocemos su origen o marcadores fiables para su diagnóstico pero que afecta a 900.000 personas en nuestro país y que genera conflictos entre profesionales, administraciones,
empresas y familias.  Este estudio se ha realizado a partir de los testimonios de 325 personas afectadas de 35 centros de salud representativos de 14 comunidades autónomas.

El perfil de los pacientes: mujeres que esperan 6 años a ser diagnosticadas 
El paciente con fibromialgia suele ser mujer (96%), con una edad media de 52 años, casada (75%) y
con nivel de estudios modesto (68%). Los primeros síntomas se producen hacia los 37 años pero llegar al diagnóstico suele suponer la consulta a más de 5 profesionales y llevar casi 7 años, tiempo superior al de otros países de nuestro entorno. Este retraso es más grave si contamos con que su estado de salud suele ser muy deficitario, ya que un 57,7% lo describe como malo o muy malo y afirma que afecta a su estado físico, su vida laboral, su tiempo de ocio y su salud mental.


Las consecuencias familiares: el calvario de las tareas domésticas 
La mayoría de mujeres con fibromialgia vive en familia con su pareja e hijos (60%). Su satisfacción respecto a su vida familiar es moderada (puntuación 6,3 sobre 10 de media). En parte es por las dificultades en la relación con la pareja que refiere el 60% de estas mujeres, además de un 67% que refiere tener dificultades en las relaciones sexuales por los problemas derivados de la fibromialgia. Aun así, la tasa de divorcios no es alta (17%) y sólo la mitad los relaciona con la enfermedad.

La insatisfacción se debe sobre todo a sus problemas para realizar las tareas domésticas y la dependencia de otros para hacerlas, aunque el 66% dice que su familia la comprende, ayuda y apoya.
Por otro lado la fibromialgia cambia en las dinámicas familiares y el tiempo de ocio, pues no pueden seguir el ritmo “normal” de los planes familiares. También económicamente existe una repercusión, pues el 65% afirma que sus ingresos han disminuido (708 euros/media), sobre todo por perder un empleo o al  incrementar los gastos en el 81% de estos hogares (230 euros/media).

El impacto laboral: el dolor de afrontar la jornada de trabajo 
La mitad de las pacientes del estudio están trabajando y otro 48% ha trabajado anteriormente, destacando que el 86% de estas últimas dejaron de hacerlo debido a su enfermedad y llevan casi 6 años sin trabajar. La vida laboral media es de 23 años, sobre todo en el sector servicios (81%).

El 70% de enfermas tienen muchas dificultades para rendir en el trabajo y afrontar la jornada laboral.
La mitad ha causado bajas en el último año, el 41% están inactivas y el 23% del total en invalidez permanente.  Entre las que trabajan, el 63% ha notificado su enfermedad a la empresa, un 30% ha realizado adaptaciones en su puesto y un 20% ha cambiado de trabajo por la fibromialgia.  Sus expectativas de futuro son desalentadoras: 6 de cada 10 ven difícil continuar trabajando, aunque la mayoría preferiría hacerlo si se les adaptara el entorno laboral y condiciones de trabajo.

La fibromialgia en el entorno sanitario: lento y poco colaborador  
El apoyo que reciben las mujeres con fibromialgia viene sobre todo de su entorno familiar (72%), mientras que el sistema sanitario es el que menos se lo da. La mayoría consulta  exclusivamente al sistema público de salud (72%) y otro 28% lo complementa con atención privada. Las atienden médicos de familia, reumatólogos (55%), psiquiatras (29%), psicólogos (22%), fisioterapeutas (22%) y especialistas en fibromialgia (16%). Su satisfacción respecto a estos profesionales les suspende  (4,9 sobre 10) sobre todo por el retraso del diagnóstico, y el mejor valorado es el médico de familia.
Los tratamientos que más siguen son los medicamentos prescritos por su médico (93%), pero la satisfacción con ellos es diversa. Sin embargo valoran muy positivamente otras terapias complementarias como las terapias de agua (80%) o la osteopatía (70%) y los masajes (65%).

El papel de la Administración: insensible al problema  
Respecto al apoyo administrativo, el 51% cree que el gobierno de su CCAA no reconoce la fibromialgia ni está concienciado con los problemas que ésta comporta a nivel de salud, hogar y trabajo. El 38% de estas mujeres han solicitado un reconocimiento de minusvalía y un 27,5% han obtenido algún grado de reconocimiento al respecto: el 23% ha obtenido algún grado de invalidez permanente, aunque en la mitad de casos fue necesaria la vía judicial.

Buscando el apoyo social: asociadas para luchar unidas 
Las pacientes con fibromialgia han desarrollado un grado significativo de organización: el 26% forma
parte de asociaciones de lucha contra la enfermedad para obtener asesoramiento, información, apoyo y comprensión y realizar actividades compartidas. Las asociadas se sienten satisfechas (7 sobre 10) pero aún hay un 26% de pacientes que ignora la existencia de estas asociaciones. En cambio, pese a las repercusiones laborales de la enfermedad, un 55% dice no haber tenido nunca una afiliación sindical y sólo el 4% lo ha hecho a raíz de padecer fibromialgia.

Propuestas para minimizar el impacto de la fibromialgia 
• Las prioridades serían avanzar en las líneas: científica (87%), sanitaria (77%), pensiones (66%), entorno laboral (56%), educación (35%), sensibilización (30%) y asociativa (23%).
• Subvenciones a la investigación sobre la enfermedad para conseguir tratamientos efectivos.
• Mejora de la atención sanitaria con unidades multidisciplinares.
• Reconocimiento de la enfermedad por parte de gobiernos y políticos
• Ampliación de pensiones y ayudas, especialmente para las tareas domésticas o para sufragar los
gastos asociados a la enfermedad.
• Mejora del acceso a recursos sanitarios adecuados, difícil para las personas inactivas y con peor
estado de salud, las que tienen reconocida una incapacidad o de peores recursos económicos.
• Facilitación de las adaptaciones en los puestos laborales, con actividades que supongan poco esfuerzo físico, flexibilidad de horarios, descansos o reducción de jornada