Si te gustó ¡compartílo!

viernes, 28 de diciembre de 2007

Quiero preguntarte qué es lo que querés...

Quiero preguntarte qué es lo que querés, por qué nada te alcanza, por qué cada día en vez de darme una sonrisa me das una decepción.

Espero, no, deseo que nunca tengas que arrepentirte de tu dureza, de tus acciones, de tu desamor y que cuando ya no estemos cerca físicamente porque la vida se acaba, no te reproches tantas y tanas cosas que pudieras haber dicho y no dijiste y tantas otras que dijiste y quisieras no haberlas dicho nunca.

Quiero que sepas que somos humanos, que nos equivocamos y mucho, como todo el resto de la humanidad, pero que de los errores se aprende y que nadie nace sabiendo cómo ser padre o madre.

Ojalá cuando tengas tus propios hijos la tengas tan clara como decís que la tenés, que no seas ni tan duro ni tan flojo, que le enseñes a tus hijos el amor y no la bronca, que la vida es una sóla y que no sirve pasársela llorando o reprochando cosas. Ojalá algún día te des cuenta de que la vida no es “joda joda joda” sino que se trata de otra cosa y que sí, en ella hay diversión pero también hay otras cosas.

Sé que te alegra saberme llorando, pero no importa. Ayer lloré todo el día y no me da vergüenza decirlo o admitirlo; no tengo razón para esconder mis sentimientos o mi estado de ánimo. ESTOY TRISTE, TANTO QUE DESEARIA YA NO SER… ¿y de qué sirve sentir tanto dolor? Nada te conmueve, nos odiás como le dijiste a R. y nunca vas a volver. ¿Cómo puedo estar?

Hice todo lo que pude y como pude, de la mejor manera que pude. Porque la mayoría de las veces las cosas no son como uno quiere sino como se puede.

Y acá, escuchando La Bersuit: “sigo esperando el impacto” y yo agrego: el siguiente impacto.

Como le digo a un amigo muy querido: a veces el amor no es suficiente.

Que tengas una buena vida Nicolás. Es mi único deseo sin esperar más nada ni de vos ni de nadie. (Lo único bueno que me dejó Gabriela en su paso por nuestra vida).

Y aunque afirmes a los cuatro puntos cardinales que no te queremos, te equivocás en grande.

Verónica,

quien intentó ser una buena madre pero no pudo.

... desde la sonrisa y la lágrima...

Hoy tengo tantas cosas en el corazón que no puedo casi respirar. Tengo dolor, ausencias, tengo desilusión, esperanza, es como si estuviera lleno de ambivalencias, de sensaciones opuestas, contrapuestas.

Último viernes de año. En mi reino sigue predominando la melancolía, ¿la tristeza? y ese no sé qué...vacío... que me llena el alma de lágrimas azules.

Deseo seguir adelante en el 2008. La cuesta parece cada vez más empinada pero no importa. Todavía tengo fuerzas.

PAZ.
AMOR.
TRABAJO.

Mis deseos para todos los que llegan con su corazón lleno de ternura para esta reina sin trono ni corona y melancólica.

FELIZ 2008!

Wilhemina

desde la sonrisa y la lágrima



Related Posts with Thumbnails