jueves, 14 de mayo de 2009

Sorprendida, sí, estoy sorprendida.

Sorprendida, sí, estoy sorprendida. Te preguntarás por qué, pues te lo cuento. La entrada anterior (AYUDA PARA MARTIN UN NIÑO CON SU FAMILIA QUE NECESITAN AYUDA URGENTE) no tiene ningún comentario. Hoy cuando abrí mi correo y luego el blog, pues no lo podía creer, me quedé HELADA.

¡¿Acaso no hay nadie que pueda ayudar a Martín?!

Yo sé, entiendo que la situación de todos es una mierda, porque no hay otra forma de decirlo, pero por favor (miro al cielo) ¡alguien tiene que haber que le pueda donar la leche que Martu necesita para poder mejorar su peso, su salud y evitar el botón gástrico al que llegará irremediablemente si no hacemos algo!



¿Adónde quedó la solidaridad? ¿La bondad? ¿La compasión? ¿El Amor?



¡Puta Madre, estoy caliente! (ENOJADA).



A mí no me sobra, y voy a poner mi granito de arena; no importa QUÉ ni CUÁNTO, pero mi granito de arena está en curso y no es simplemente una expresión de “buenos deseos”.



Ojalá que a VOS que estás leyendo estas líneas por lo menos se te mueva un poco el piso, VOS, que tenés un plato de comida todos los días en la mesa, que quizás te gastás 10 mangos en puchos y otros tantos en una gaseosa que engullís por adicción, a VOS que quizás estás con una “ñaña” y tenés la plata para comprar los remedios,



A VOS, ESA PERSONA QUE TIENE UN CORAZÓN QUE LATE, TE PIDO QUE AYUDES. Así de simple y así de fácil: por vos, por Klau,



POR MARTÍN