sábado, 23 de febrero de 2008

La tristeza cuando llega se queda instalada

Es verdad. La tristeza cuando llega se queda instalada. Pero hay manera de ayudarnos nosotros mismos para que no sea tan intensa. Apoyarnos, contarnos, querernos, escucharnos, COMPARTIENDO lo que nos pasa.
Mira quién te lo dice: una que hace más de un año quería verle la cara a la muerte y llegó al siquiatra y hoy, sigo tomando medicación y aún lloro sin poder explicar o dar razón. La tristeza es uno de los ingredientes que te llevan a la depresión sumado a muchos otros que dependerán de cada persona.
La depresión es inexplicable, y a mí me tocó, me toca todavía aunque lucho mucho.

TODOS LOS DÌAS LUCHO UNA BATALLA que a veces pienso que no terminará nunca.
Por otro lado estar triste te hace estar consciente de que estás vivo.
¿Sabes? siempre noto que cuando uno está feliz casi esos momentos de felicidad pasan sin darnos cuenta en cambio, el dolor, la tristeza, la ansiedad, los vacíos, todas esas emociones y sensaciones que nos hacen sufrir, llegan y se instalan sin pedir permiso.

¿POR QUÈ NO SUCEDE ESO CON LA FELICIDAD?