jueves, 9 de agosto de 2007

SOBRE LA COBARDÍA

Creo que cada uno hace lo que puede y como puede. La cobardía a veces es una suerte y otras veces es una vergüenza, depende siempre de la situación. A veces conviene ser cobarde (o callarse la boca) otras veces hay que gritar que no lo somos y defender nuestros principios y el de muchos otros con uñas y dientes.

Creo que todos tenemos una cuota de cobardía, otra de valentía y así podría enumerarte mil defectos y virtudes.

El mundo es una mierda, siempre lo ha sido y siempre lo será.

No es mi culpa, ni la tuya, es un TODO, una proliferación de malas decisiones desde que el mundo es mundo y es creerse que somos una isla cuando no lo somos. Porque lo que tú haces y dices me afecta a mí y a todos y un acto de cobardía podría salvarme la vida o salvártela a ti, quien sabe... y ¿quién puede tirar la primera piedra?


Wilhemina Queen

Desde un Infierno Distinto