miércoles, 7 de mayo de 2008

¿QUÉ PASA CON LA LEY DE BOSQUES?

Los bosques pueden esperar
A una semana que venza el plazo legal, la ley 26.331 (de bosques) todavía no fue reglamentada por el Poder Ejecutivo


El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, reconoció que a una semana de que se venza el plazo legal, la ley 26.331 de Bosques, sancionada por ambas cámaras del Congreso, todavía no fue reglamentada por el Poder Ejecutivo. La norma, aprobada el 19 de diciembre del año pasado por la Cámara alta, tras recibir el aval de Diputados, fijó un plazo de 90 días, que concluye el 13 de mayo, para que el Gobierno nacional constituya un fondo nacional de conservación de los bosques nativos.

La información oficial fue suministrada por el jefe del Gabinete en las respuestas dadas por escrito a las preguntas formuladas por la senadora salteña Sonia Escudero, en el marco del informe de gestión que el funcionario ofreció la semana pasada.
En el texto presentado por Fernández se sostiene que la secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Romina Picolotti, dio instrucciones para que se realice la reglamentación en los plazos estipulados por la ley.

La norma dispone la paralización de los desmontes para que las provincias realicen un ordenamiento de los bosques nativos existentes en su territorio y establece, además, la creación de un fondo, calculado en 1.000 millones de pesos, para compensar a las provincias y los propietarios de campos que conserven los bosques nativos.

Fuente: DYN

Vía | Diario Perfil

ARREPENTIMIENTO


Mirar sin miedo el cielo ennegrecido,
pensar que quizá haya en el cielo alguien que me ama,
tener la esperanza de que Dios no esté enojado conmigo.

Levantar los ojos y más allá de las nubes
imaginar que hay ojos que me miran con amor.

Revelar mis secretos a la lluvia, abrirle mi
alma y que la limpie toda de tanto dolor,
de tantos sentimientos resentidos.

Rezar una plegaria con el alma,
con los ojos cerrados y húmedos,
con las manos juntas y pedir por mí,
por mis errores y mis horrores
el perdón que el mundo me niega.

En la caricia de la lluvia bajo el cielo encapotado
quizá sentir que no he perdido la batalla,
y que aún puedo redimirme.

Saber que aunque quise no fui buena,
que he sido ponzoñosamente mala,
y ahora, al fin de mi existencia me arrepiento...
y que tal vez no valga nada.

Debiera estar encarcelada
por haber herido a tanta gente,
por haber matado tantas almas,
por haberme burlado de la vida y de la muerte.

Pedir perdón tal vez no sea suficiente
y a las puertas de la muerte reconozco
que no tengo otro modo ni lo encuentro
para poder cruzar las puertas del cielo.


© Verónica Curutchet * Wilhemina Queen

PREMIO SKINDARIO DISEÑO - BLOG