viernes, 26 de enero de 2007

Se presenta la apatía


Llueve y el día se presenta horripilante.
Debo llevar a cabo mis tareas pero lo haré casi sin ganas, sin deseos, diría que hasta con apatía.
Los ángeles me cuidan aunque a veces pienso que me han abandonado.
Dejaré por hoy los malos pensamientos. El día no ayuda a ser feliz, pero el corazón necesita la sonrisa.
Mis deberes me llaman. Seguiré aquí mañana, como todos los días.

No hay comentarios.: