lunes, 19 de febrero de 2007

Cuesta arriba

Las cosas si se pueden complicar se complican. Y sí, se complicaron bastante.
Acaso se puede vivir con tanto dolor en el alma?
Siento como si tuviera arenas movedizas en la cabeza y en el estómago, en el estómago parece habitar un tiburón que me muerde por dentro y me hace doler hasta lo imposible.

¿Es realmente eterna el alma? ...
Porque hoy siento que el alma se me muere con cada exhalación...

Tengo miedo de morirme entre lágrimas y no poder morir como yo quiero, entre sonrisas, en una suave cama, soñando con jardines llenos de mariposas...

Me duele el pecho y me duele el alma.
Hoy me muero y mañana, probablemente, me moriré de nuevo.


A mi Rey Daniel y a mi Príncipe Nicolás

en medio de un inmenso dolor
que no se puede explicar...





Wilhemina Queen desde el Infierno...






No hay comentarios.: