lunes, 19 de febrero de 2007

Cuesta arriba

Las cosas si se pueden complicar se complican. Y sí, se complicaron bastante.
Acaso se puede vivir con tanto dolor en el alma?
Siento como si tuviera arenas movedizas en la cabeza y en el estómago, en el estómago parece habitar un tiburón que me muerde por dentro y me hace doler hasta lo imposible.

¿Es realmente eterna el alma? ...
Porque hoy siento que el alma se me muere con cada exhalación...

Tengo miedo de morirme entre lágrimas y no poder morir como yo quiero, entre sonrisas, en una suave cama, soñando con jardines llenos de mariposas...

Me duele el pecho y me duele el alma.
Hoy me muero y mañana, probablemente, me moriré de nuevo.


A mi Rey Daniel y a mi Príncipe Nicolás

en medio de un inmenso dolor
que no se puede explicar...





Wilhemina Queen desde el Infierno...






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Hola, tu mensaje es más que bienvenido, no te vayas sin comentar. Si no querés dejar tu nombre podés hacerlo de forma anónima.
Gracias por visitarme! Volvé pronto!

Seguir por Email