martes, 18 de septiembre de 2007

Querido Osquitar:

Y otro año más me ha pasado por encima sin tu abrazo vespertino de todos los días de estudiantes. ¿Cuántos años han pasado? Si........ya son 15!, 5475 días más o menos.

Aún te extraño, ¿sabes? Aún te veo en mis sueños entrenando al lado mío en la pileta del club para salir airosos en los campeonatos nacionales; aún te veo sentado a mi lado en el banco del colegio secundario; aún tengo tu lápiz mecánico, aquel que me diste cuando rendimos el último examen de laboratorio...

Tengo todos los recuerdos atesorados como perlas en mi alma y en mi mente.
¡Oscar, si supieras cuánto te extraño!
Me estoy poniendo grande a pesar mío, ya tengo 33, sé que has festejado conmigo durante estos últimos 15 años, sé que has estado a mi lado en cada instante porque te he sentido, pero no he podido tocarte ni darte un abrazo o un beso, y aún hoy después de tanto tiempo ¡cuánto daría yo por sentirme rodeada por tus brazos!

Déjalo ir me dijeron muchas veces, y te dejé ir, pero cada víspera de tu partida se me hace trizas el corazón. Acepté tu muerte pero no puedo resignarme. Soy el último vagón de aquél tren que salió de Nueva Helvecia en el año 1968, todos han ido muriendo jóvenes..., me siento sola y he tenido ganas de ir a verte más de una vez para ya nunca regresar...

Veo tu sonrisa, la escucho, tu voz de niño-hombre recorre mi mis espacios llenándolos de adolescencia y felicidad.

¿Me reconocerás cuando te encuentre?... Estoy envejeciendo y tú aún tienes 17, ¡qué triste me siento!

Te extraño!
Tu amiga de siempre

No hay comentarios.: