domingo, 27 de enero de 2008

ESA MALDITA BOMBITA







22 de enero de 2008.

El Gobierno no cumple con la eficiencia que proclama.













Exijamos 100% bajo consumo en edificios públicos y la eliminación total de lámparas incandescentes para el 2010.

Hola,

Desde fines de diciembre el Gobierno está promoviendo la eficiencia energética y, especialmente, el recambio de las bombitas incandescentes por las de bajo consumo. Sin embargo, no parece predicar con el ejemplo. Los edificios públicos aún se encuentran iluminados por miles de lámparas comunes: arañas, iluminaciones en exteriores, lámparas en despachos.

El Gobierno no cumple con lo que proclama. Por eso esta mañana un grupo de voluntarios de Greenpeace ingresamos al edificio de la Casa de la Cultura del Gobierno porteño para denunciar las 70 bombitas corrientes que iluminaban el hall de entrada y cambiarlas por otras de bajo consumo. Podés ver el video de la acción haciendo click aquí.

Exigimos el urgente reemplazo del 100% de las lámparas de los edificios públicos por lámparas de bajo consumo, comenzando por las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Rosario, y la eliminación total de lámparas incandescentes para el 2010.

Las bombitas de bajo consumo, o lámparas fluorescentes compactas (LFC), consumen un 75% menos que las lámparas comunes, o incandescentes, y duran entre 4 y 10 veces más. Solo el 5% de la energía consumida por las bombitas comunes se transforma en luz, el resto se pierde en calor. El recambio de bombitas es un primer paso fundamental para reducir el consumo y así disminuir las emisiones de dióxido de carbono que produce la generación de energía, y afectan al clima en nuestro planeta.

Denunciá el derroche del Gobierno. Sacale una foto a las lámparas incandescentes que descubras en los edificios públicos y subilas desde aquí.

El calentamiento global es la gran amenaza ambiental a la que se enfrenta nuestro planeta. Su principal causa es el uso de combustibles fósiles, como el gas, petróleo y carbón, para la generación de energía.

Para conseguir una disminución en las emisiones a la atmósfera, Greenpeace propone un verdadera [r]evolución energética, un cambio radical en la generación, distribución y consumo de la energía, apostando fuertemente a la eficiencia energética y al desarrollo de energías limpias.

El uso eficiente de la energía es la medida más efectiva, a corto y mediano plazo, para lograr una reducción significativa de las emisiones de gases que provocan el Cambio Climático. El cambio de lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo es la medida más rápida y redituable para reducir el consumo. Es un primer paso fundamental.

Detengamos juntos el cambio climático.

Un fuerte abrazo,

Rosario



PS: Como sabés Greenpeace solo puede realizar su trabajo gracias al aporte económico de personas que, como vos, están comprometidas con el medio ambiente y luchan por un mundo mejor para todos. Unite vos también como socio de Greenpeace. Hacé click aquí y completá el formulario seguro desde donde podrás hacer tu aporte mensual para que podamos continuar con nuestras campañas.






1 comentario:

VERONICA CURUTCHET dijo...

Ojalá se pueda hacer algo, que se cumplan las ordenanzas, en fin

quien sabe...