lunes, 7 de enero de 2008

Carta

Amigo Querido:
En el bullicio de un día como cualquier otro, sentada en un bar perdido en una esquina cualquiera de una ciudad condenada como la tuya: soy.
Existo porque sigo pagando errores anteriores y mi alma se encuentra todavía en un estadio inmaduro de evolución.
Me pregunto con tristeza cargada de cansancio cuántas vidas más tendré que vivir para enmendar los daños, errores y horrores de mis vidas pasadas….
Como es de esperar, no lo sé, porque aunque recuerde lo anterior de lo que vendrá no existen recuerdos. Claro, cómo existirían si aún no suceden…
Tengo incertidumbre, miedo, dudas, arrepentimiento y esperanza.

No hay comentarios.: