lunes, 18 de febrero de 2008

La felicidad dura poco, tan poco que cuando ya pasó te das cuenta que la perdiste y no la disfrutaste.

Querido Amigo:

Siempre te lo dije: La felicidad dura poco, tan poco que cuando ya pasó te das cuenta que la perdiste y no la disfrutaste.

Hoy vuelvo a estar triste, no, triste no es la palabra, la palabra es desilusionada. Debería de hacer caso y quedarme eternamente en el vacío, en el cajón, desapegarme de todo para no sufrir más, no tener más ilusiones o expectativas.

En fin, estoy tratando de digerir muchas cosas, de resignarme, a la vez siento orgullo y desilusión, cada cosa tiene su lado contrario, ¿no? Siempre lo he dicho.

Sé que solamente vos me entendés y que sabés a qué me refiero. A quién me refiero.

Quiero decidir no llorar más y no puedo. Si vos sabés cómo se hace para dejar de llorar y perder un poco del aliento de vida en cada lágrima por favor decímelo.

Estaba feliz, y pasó tan rápido…

Te necesito.

V.
Publicar un comentario