miércoles, 28 de mayo de 2008

CAMINO AL CEMENTERIO



Es camino al cementerio que me brotan las palabras y las lágrimas

y una lápida sin letras me habla en un susurro y pronuncia mi nombre sin imperfecciones…

17 comentarios:

Camille Stein dijo...

una premonición de muerte

un recordatorio del reverso de la vida

muy bello...

Verónica Curutchet dijo...

HOLA CAMILLE, QUÉ ALEGRÍA, HOY TENGO UN RATITO POR AQUÍ. YA ME VOY PARA TU BLOG.
MIL BESOS Y GRACIAS POR PASAR

amor dijo...

cada vez encuentro mayor placer y desahogo en el llanto

amor

JAVIER AKERMAN dijo...

Como un "Haiku" occidental, pocas palabras para tanta trascendencia concentrada en esas líneas.
Un beso.

Edurne dijo...

El caso es que esa es la realidad, la cara y la cruz de cada uno de nosotros: nacemos y... morimos!
Muy bonitas tus palabras.
Besitos!

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Leo con estupor y alegíra que pirmero fue la alegría en ti hecha verso y luego la lápida, la murte. es un descubrir o más bien, un ratificar, que la poesía está en donde la queramos y como la queramos.

Lindo Blog, lo puse en favoritos y volveré a él asiduamente, así como azarosamente lo encontré.

Saludos desde Medellín

bellota_b dijo...

Espero no sea el llamado a una pena.


Cariñuus!!

Cyborg-poeta dijo...

La imagen y tus palabras combinan a la perfección...
...el camino que debemos transitar tarde o temprano. Nos conocen muy bien hasta no dudar en las pronunciaciones.

Saludos

Verónica Curutchet dijo...

Amor, el llanto es reparador y a la vez liberador.
Besos!

Verónica Curutchet dijo...

Casi como un haikú, hay varios sobre el tema en mi Jardín.
besos Javi!

Verónica Curutchet dijo...

Edurne,
imposible la existencia de una sin la otra.

Besos Mil!

Vero

Natasha dijo...

Hola Wilhemina!! últimamente parece que muchos andamos de epitafios... y es que sabemso que el lento y largo camino al cementerio solo lo recorremos una vez, y por eso es natural que lo aprovechemos para darle una última sacudida a las palabras que brotan de esos intensos instantes de muerte que anticipamos con clarividencia premonitoria

Sentí muy cercanas tus palabras

Te envío besos sin lapida ni epítafios

Naty

Jerusalem dijo...

En ese momento es cuando nos encontraremos verdaderamente solos y es cuando nos daremos cuenta si mereció la pena la vida que vivimos.

besotes cielo

Alimontero dijo...

Las lágrimas son necesarias, nos limpian y siempre dispuestas, ahí...esperándonos!...y esa lápida nos susurra a todos, porque unos son hoy, en estos momentos, otros mañana.. tú te irás, como yo tambien... porque lo único seguro, que tanto tememos, es la muerte!

Un abrazo desde mi chile hoy muy helado!

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

hola vero... estoy en camaaaaaaa!!!!!

Pero que placer venir a leerte!!
Precioso!!!

Bss.

Verónica Curutchet dijo...

Moni, que te pasa que estás en cama?
anduve con problemas de acceso.
estas bien?

Catalina Zentner dijo...

La tristeza se confunde en la llovizna de la imagen...