jueves, 2 de octubre de 2008

PASEO MAGICO: Arrepentimiento


Mirar sin miedo el cielo ennegrecido,
pensar que quizá haya en el cielo alguien que me ama,
tener la esperanza de que Dios no esté enojado conmigo.

Levantar los ojos y más allá de las nubes
imaginar que hay ojos que me miran con amor.

Revelar mis secretos a la lluvia, abrirle mi
alma y que la limpie toda de tanto dolor,
de tantos sentimientos resentidos.

Rezar una plegaria con el alma,
con los ojos cerrados y húmedos,
con las manos juntas y pedir por mí,
por mis errores y mis horrores
el perdón que el mundo me niega.

En la caricia de la lluvia bajo el cielo encapotado
quizá sentir que no he perdido la batalla,
y que aún puedo redimirme.

Saber que aunque quise no fui buena,
que he sido ponzoñosamente mala,
y ahora, al fin de mi existencia me arrepiento...
y que tal vez no valga nada.

Debiera estar encarcelada
por haber herido a tanta gente,
por haber matado tantas almas,
por haberme burlado de la vida y de la muerte.

Pedir perdón tal vez no sea suficiente
y a las puertas de la muerte reconozco
que no tengo otro modo ni lo encuentro
para poder cruzar las puertas del cielo.



8 comentarios:

SoL LuNaR dijo...

No hace falta pedir nada, cuando uno de los atributos de Dios mismo es perdón. Siendo asi ¿como no ibas a cruzar las puertas del cielo? Y mas escribiendo tan bien, expresando tanto sentimiento. Posiblemente te pasaran incluso saltandote la cola.

Silvia Cristina dijo...

Y si a veces siento que valgo poco, que no sirvo, que no soy digno de tu amor, Tú me dices otra cosa, y Tú no mientes.

Me dices que soy valioso para Ti:
Eres precioso a mis ojos, y yo te amo.
(Is 43,4)

Un fuerte abrazo...Silvia

Fernando dijo...

QUE BONITO, de verdad siempre es un placer caminar hasta tu casa!

te dejo un fuerte abrazo, y un premio que cuando quieras puedes pasar buscando por casa

Blog de la Revista Calma dijo...

No seas tan dura contigo mismo.
Seguimos en marcha

Alatriste dijo...

Una poesía maravillosa. Ni Dios ni nadie se pude enfadar contigo, pues eres alguien excepcional. La mejor de las suertes para ti y los tuyos. Me gustó mucho pasarme de nuevo por tu mundo. Hasta pronto.

Graciela L Arguello dijo...

Me encantó este post: "que puede que Dios no esté enojado conmigo" No encuentro imagen más fuerte para expresar tan bien esos sentimientos.
Un beso graciela

Grace® dijo...

Hola, vengo de la casa de Steki, tu blog tiene sensibilidad que es lo que busco cuando leo algo, motivación, emoción, sentir la lectura y si esta es acompañada con imágenes bellas tanto mejor. Estuve leyendo poesías también aquí, también con profundo sentir.
Un gusto entrar a tu casa, volveré.
Un beso!

hoy dijo...

UF! Esa última oportunidad de reflexionar, darte cuenta de los errores, mirarte, mirarte profundo... Y SABER QUE ÉL PERDONA POR QUE TE QUIERE COMO ERES ENTERA...
De nuevo precioso, me llega dentro.