sábado, 15 de noviembre de 2008

LA VERDAD... ¿ES LA VERDAD?


El rey había entrado en un estado de honda reflexión durante los últimos días. Estaba pensativo y ausente. Se hacía muchas preguntas, entre otras por qué los seres humanos no eran mejores. Sin poder resolver este último interrogante, pidió que trajeran a su presencia a un ermitaño que moraba en un bosque cercano y que llevaba años dedicado a la meditación, habiendo cobrado fama de sabio y ecuánime.

Sólo porque se lo exigieron, el eremita abandonó la inmensa paz del bosque.

-Señor, ¿qué deseas de mí? -preguntó ante el meditabundo monarca.

-He oído hablar mucho de ti -dijo el rey-. Sé que apenas hablas, que no gustas de honores ni placeres, que no haces diferencia entre un trozo de oro y uno de arcilla, pero todos dicen que eres un sabio.

-La gente dice, señor -repuso indiferente el ermitaño.

-A propósito de la gente quiero preguntarte -dijo el monarca-. ¿Cómo lograr que la gente sea mejor?

-Puedo decirte, señor -repuso el ermitaño-, que las leyes por sí mismas no bastan, en absoluto, para hacer mejor a la gente. El ser humano tiene que cultivar ciertas actitudes y practicar ciertos métodos para alcanzar la verdad de orden superior y la clara comprensión. Esa verdad de orden superior tiene, desde luego, muy poco que ver con la verdad ordinaria.

El rey se quedó dubitativo. Luego reaccionó para replicar:

-De lo que no hay duda, ermitaño, es de que yo, al menos, puedo lograr que la gente diga la verdad; al menos puedo conseguir que sean veraces.

El eremita sonrió levemente, pero nada dijo. Guardó un noble silencio.

El rey decidió establecer un patíbulo en el puente que servía de acceso a la ciudad. Un escuadrón a las órdenes de un capitán revisaba a todo aquel que entraba a la ciudad. Se hizo público lo siguiente: “Toda persona que quiera entrar en la ciudad será previamente interrogada. Si dice la verdad, podrá entrar. Si miente, será conducida al patíbulo y ahorcada”.

Amanecía. El ermitaño, tras meditar toda la noche, se puso en marcha hacia la ciudad. Su amado bosque quedaba a sus espaldas. Caminaba con lentitud. Avanzó hacia el puente. El capitán se interpuso en su camino y le preguntó:

-¿Adónde vas?

-Voy camino de la horca para que podáis ahorcarme -repuso sereno el eremita.

El capitán aseveró:

-No lo creo.

-Pues bien, capitán, si he mentido, ahórcame.

-Pero si te ahorcamos por haber mentido -repuso el capitán-, habremos convertido en cierto lo que has dicho y, en ese caso, no te habremos ahorcado por mentir, sino por decir la verdad.

-Así es -afirmó el ermitaño-.

Ahora usted sabe lo que es la verdad... ¡Su verdad!




El Maestro dice:

El aferramiento a los puntos de vista es una traba mental
y un fuerte obstáculo en el viaje interior.








http://img156.imageshack.us/img156/7442/felifindesemana24ho0.gif

.

16 comentarios:

Julio dijo...

A la una ,a las dos, y a las tres: WILHEMINA!!

Otroooo artículo lleno de sabiduría, tu blog = lugar de relax y meditación!!

:)

Julius.

LuLLy, reflexiones al desnudo dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo

Excelente reflexión, la había leído en algún sitio y concuerdo con la filosofía planteada. Siempre pido sabiduría para todos, eso nos ayuda a encontrar la armonía perfecta.

Te abrazo amiguis!

gabita dijo...

Vero me encantooooó!!!! muy buena reflexión!!que pases un muy buen fín de semana!!

Strigolugius dijo...

...una hermosa paradoja muy bien ilustrada y que, como me dijo una vez un amigo, "la verdad absoluta no existe" ...si, si le replique, es cierto, lo que acabas de decir es una verdad absoluta! ...a pues no -acoto- no puede ser, creo que me estoy mintiendo a mi mismo jajaja si digo la verdad miento...

salu2 :-)

el poeta mistico dijo...

La verdad ...que dificil busqueda...

Si asimilamos verdad a real...

Pero decir la verdad ...es fácil
simplemente y serenamente se dice lo que uno siente y piensa ...aunque los demás no aprueben.

Lo real es imposible encontrar desde la mente.

Solo lo hallaremos ...ahondando en el corazón...

Buen fin de semana Wilhe....

mia dijo...

qué bonito Vero!

Gracias,te quiero

♥♥♥besos♥♥♥

Alatriste dijo...

Una sabia moraleja. Me encantan tus historias, por la sabiduría que transmiten, por las lecciones que aportan. Un beso muy grande y feliz fin de semana. Hasta pronto.

Antona dijo...

Buenisimo,me llegó.

bss amiga

MacT dijo...

Wow. Te acabo de descubrir. eres genial. sigue asi que por lo visto tienes muchos fans.!

Wilhemina forever!!!!!!!!

jaja

Saludos!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

ERES SENSIBLE Y MUY SABIA...
UN ABRAZO ENORME

el piano huérfano dijo...

EXcelente refelxion, me deja pensar y seguire pensado despues de apagar el oredenador
gracias

montse dijo...

No todo es siempre lo que parece, y cada cual tiene "su verdad", lo que no quiere decir que lo que cuenta sea cierto.
Besos de verdad. Muacssssss.

JAVIER AKERMAN dijo...

Simplemente...¡magnífico!
Un beso enorme.

Shanty dijo...

Hay que ser flexibles como la palmera, para aprender nuevos paradigmas que nos ayuden a ser mejores personas.
Te dejo un beso,
Shanty

MonikaMDQ dijo...

Muy bueno el post amiga, lleno de reflexiones y genialidades.
Me gustó mucho, doña ubuntera :P

besotes!

caramelo dijo...

muy cierto; nadie es dueño de la verdad y tampoco la verdad de unos necesariamente es la de los otros

un beso,