domingo, 30 de mayo de 2010

PASEO MAGICO: Yendo

El goteo apergamina
mis venas lentamente;
el olor de hospital
se trasmuta en paraíso.

Mil leguas me separan
de aquel brillo fugaz de las estrellas
que iluminaban mis rasgos inocentes.

El dolor se filtra y se zambulle
en lo que queda de mi alma.

Tengo esperanza y aún así
me voy muriendo lentamente…
¡y no me quejo!

¡De qué serviría quejarme
si de todos modos me estoy yendo!


©Verónica Curutchet
Martes 22 de abril de 2003




8 comentarios:

Alejandro Kreiner dijo...

Estar en esas circunstancias y no quejarse es de admirar.

Saludos.

WILHEMINA QUEEN dijo...

Alejandro, hay personas tan fuertes en el mundo...

El Drac dijo...

Siempre es escalofriante un paisaje así, y la sola idea nos hace cerrar los ojos a lo que de todas formas va a venir. Mi padre, recordando a sus padres y demás familiares, jamás quiso ir a un hospital, decía que el día que fuera no iba a regresar...y así fue. Un gran abrazo

Cecy dijo...

Ese camino con la esperanza al su lado le ayuda a no quejarse.
Sospecho que así es.

Besos.

WILHEMINA QUEEN dijo...

Es inevitable Drac, la muerte es parte de la vida, no hay una sin la otra.
un abrazo enorme!

WILHEMINA QUEEN dijo...

Cecy, gracias por tu visita y tu comentario. Con toda seguridad la esperanza va de su mano.
Abrazo!

TORO SALVAJE dijo...

Han pasado siete años y aún estás aquí.
Que bien.

Besos.

WILHEMINA QUEEN dijo...

Así es ToroSalvaje, seguimos aquí, ya me voy para tu blog!
mil besos!