miércoles, 20 de octubre de 2010

La ciudad era una mugre. Caminar por Avenida Cabildo y sus alrededores era como meterse en un basurero al aire libre. Las moscas pululaban por todos lados, la ciudad parecía un campo de batalla con cuerpos pudriéndose. Todo huele mal. El aire huele mal. La calle huele mal. Los árboles huelen mal.
Esta madrugada escuché los camiones ir y venir una y otra vez. ¡Cómo no!, si cada 10 cuadras los camiones se llenan y tienen que ir a volcar la mugre a los vertederos, esto (pienso yo) va a durar varios días. La ciudad tardará en estar limpia sin duda alguna.
Me duele mucho la rodilla, ayer en Pilates sentí una puntada, no fue por hacer Pilates, creo que algo hice mal con anterioridad, en la parte de aparatos, veré qué sucede. Tengo la rodilla hinchada, ya veo que tendré que ir al traumatólogo…; pero iré el viernes ya que tengo consulta programada con el cardiólogo pues la presión arterial sigue alta pese a mi ejercicio diario, a mi dieta balanceada y a mis casi 12 kilos menos de peso.
¿Preocupada? Sí, mucho. Mi padre murió de un ACV (Accidente Cerebro Vascular) no quiero que me de uno a los 42 años. Estoy preocupada y estoy OCUPÁNDOME, probablemente lo más importante en esta oración.
Ayer fui a la peluquería, parece una bobería, pero necesitaba un mimo y me lo dí.

2 comentarios:

fgiucich dijo...

Espero que todo te vaya bien. Abrazos.

Veronica Curutchet dijo...

Gracias Fer, allí me voy pa´tu blog!