domingo, 17 de octubre de 2010

Pensaba en poner fin a este mundo

Pensaba en poner fin a este mundo y en cierta manera lo hice, pero hoy siento la necesidad de intentar reverdecerlo, o colorearlo con otro azul y otros arcoíris. Hoy, casi llegando a su fin el día, se ha celebrado el Día de la Madre aquí en Argentina. El regalo es la VIDA. No quiero más. Ayer vino Nikko. Al abrir la puerta pensé que era la dueña de Lola, una perrita que acababa de bañar y cortar el pelo, pero era Nicolás. La sorpresa fue enorme y pese a todo (mucho agua ha pasado bajo el puente) me ha dado una alegría inmensa.
Soy Feliz como dice Montaner en su canción.

6 comentarios:

Marcemoya dijo...

Y yo soy feliz porque Tú lo eres Vero... Me encantan tus palabras, tienes una forma tan particular para decirlas. Que gran escritora eres.
Prontito Facebulearemos. Apapabechos para Ti Amiga Linda.

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

me alegro de corazon veronica..
ya iba sienod hora de que te regalara la vida un pockito de paz...
un abrazo
:-)

Aurelia Cuesta dijo...

No conozco tu historia, pero muchas veces uno desea poner fin a los días... pero, casi siempre se produce el milagro de la vida y eres felíz nuevamente.
Te deseo lo mejor Verónica!!!!!!!!
Un fuerte abrazo.
Aurelia

Veronica Curutchet dijo...

Gracias Marce, sé que así es. Gracias por los apapabechos, jajaja, me encantan!
besototes!

Veronica Curutchet dijo...

A que sí Mi Fire, eh? gracias por estar allí!
♥♥♥
Vero

Veronica Curutchet dijo...

Gracias Aurelia, desde el lo más profundo y claro de mi corazón.
Siempre hay un motivo. Brindemos por eso!
besos y abrazos!