domingo, 22 de enero de 2012

Principios y contingencias por ENRIQUE PINTI para LA NACION

Los principios son una cosa y las contingencias son algo completamente distinto. Los principios de un ser humano son unas bases adquiridas desde la más tierna infancia y tienen que ver con la educación recibida, el medio familiar donde uno ha crecido y el afecto y la contención que uno ha tenido. El ejemplo de los mayores, la lucha por concretar alguna vocación, la inserción dentro de un campo laboral y los frutos que uno haya podido cosechar gracias al esfuerzo y el estudio.
Todo ese cúmulo de sucesos son los cimientos que sirven de base a una estructura de vida que incluye fundamentalmente una serie de principios rectores de nuestra existencia. Quien ha tenido todo eso va a ser respetuoso, disciplinado, tenaz, afectuoso y generoso. Quien haya carecido de ese sostén tendrá tendencias agresivas que pueden llevarlo a tomar caminos de tortuosos atajos y desembocar en la mentira, la trampa y la falta total y absoluta de respeto por el prójimo.
Claro que no todo es blanco o negro y que muchas personas criadas en un ambiente sano tienen conductas perversas y muchas otras crecidas en medios hostiles, sin recursos y en medio de grandes caos individuales y colectivos llegan a buen puerto y se convierten en personas respetables y positivas. Pero siempre será preferible la buena base y la fuerza del afecto circundante a la hostilidad y la falta de oportunidades. Y también es claro que el mundo es una calesita que no siempre gira ordenadamente y con una música de fondo agradable y juguetona. Por el contrario, muchas veces adquiere un vértigo y una sensación de confusión y borrachera que nos hace caer del caballito de madera o del botecito rococó. Y la desesperación por sacar la sortija que nos permita dar más vueltas gratis puede llevarnos a olvidar todo lo aprendido y tratar de pisar cabezas para lograr nuestro triunfo. Así los principios se van al infierno y lo peor de nuestra condición humana sale a la superficie con una ferocidad inusitada.
Esas son las contingencias, las pruebas a las que nuestro destino nos somete y que no siempre podemos sortear exitosamente: los períodos de crisis son más frecuentes de lo que nuestra percepción capta. En realidad el estado de crisis es permanente, sólo que muchos de nosotros, refugiados en nuestro individualismo algo enfermo, no solemos palpar hasta que las desgracias golpean nuestras puertas. Algunas sociedades son proclives a las crisis económicas derivadas de las corrupciones administrativas, los robos descarados y la instalación de métodos especulativos de dudosa ética que, al recibir la bendición de mercados y gobiernos, se aposentan con certificado de buena conducta en las bases de esas sociedades. Crean, con sus flujos y reflujos, beneficiados o perjudicados que son las dos caras de realidades falsas que no pintan fielmente lo que realmente pasa, porque con facilismos demagógicos le hacen creer a una mitad que vive en un paraíso y, a la otra, que habita un infierno.
En otras sociedades las guerras, la destrucción, los bombardeos y las ocupaciones por ejércitos extranjeros dan por tierra con todos los sueños e ilusiones construidos en los períodos de paz y arrasan con violencia todas las pautas culturales que se habían edificado con amor y paciencia. Ahí los principios se sustituyen por la lucha por la supervivencia a cualquier precio.
Es muy difícil mantener el equilibrio en momentos críticos. Es por eso que los seres humanos vagan de un lugar a otro buscando la paz, la tranquilidad, el trabajo digno, la remuneración adecuada, la salud garantizada y la educación para todos.
Muchos han encontrado su lugar en el mundo en su país, otros en lugares remotos con otras costumbres y otros idiomas, y nunca nada es definitivo. Vamos y volvemos. Esperamos y desesperamos. Pero cuando los principios están firmes, las contingencias resultan ser sólo eso, contingencias, momentos, etapas de las que se podrá salir con más sabiduría y con mayor madurez.
Resurgir de las cenizas no es imposible si los principios son sólidos y no se basan en la destrucción de los valores.
* El autor es actor y escritor.

viernes, 20 de enero de 2012

Científicos descubren una hormona que nos mantendría en forma sin hacer ejercicio

vía ALT1040 de Miguel Jorge el 13/01/12


Imaginaos por un momento una pastilla o píldora que hiciera que estuviéramos en forma, algo así como ir al gimnasio sin acudir a él. Esta idea deja de ser descabellada tras el hallazgo de una hormona que actúa como un entrenamiento capaz de transformar la grasa "mala" en "buena". Bajo el nombre de Irisin podría encontrase el gran remedio contra la obesidad.
El hallazgo ha sido publicado en Nature en una investigación llevada a cabo por un grupo de científicos dirigidos por Bruce Spiegelman del Instituto del Cáncer Dana-Farber en Boston. Un equipo que ha demostrado que la hormona en cuestión se produce de forma natural tanto en ratones como en seres humanos. Esta sería capaz de empujar a las células a transformarse en grasa blanca, glóbulos que sirven como reservas de calorías en exceso de la grasa marrón que genera calor.
Debido a que la hormona está presente tanto en ratones como en humanos, Spiegelman especula que pudo haber servido como una defensa evolutiva contra el frío. El hombre la ha llamado Irisin por Iris de la mitología griega y descrita como la mensajera de los dioses. Una relación, la descrita por el científico, ya que a su modo de ver el ejercicio parece "hablar" a los distintos tejidos del cuerpo a través de Irisin.
En el estudio, los ratones que recibieron la hormona habrían perdido varios gramos en los primeros 10 días después del tratamiento. Además, se asegura que ciertos genes involucrados en la alimentación de la célula se activaron. Irisin también parece que reduce el daño causado por una dieta alta en grasas y fue capaz de proteger a los ratones contra la obesidad inducida por dietas y diabetes. Cuenta Spiegelman sobre el hallazgo que:
Tenemos la esperanza, aunque no tenemos pruebas de que esta hormona puede incorporar algunos de los otros beneficios del ejercicio, tal vez en el sistema neuromuscular. Soy muy optimista con lo que hemos conseguido pero no quiero prometer nada aún.
Si fuera el caso, podríamos estar hablando de su utilización para tratar trastornos como la distrofia muscular y la atrofia muscular. Aún así, los investigadores aún tienen que calcular la cantidad de beneficio de Irisin sobre una persona con diabetes u otros problemas de salud.
Según Jeffrey Flier, doctor en Harvard, lo conseguido sólo puede verse desde el entusiasmo:
El estudio abre un enfoque totalmente nuevo para la comprensión de los vínculos entre el ejercicio, el peso corporal y la diabetes. Aunque todavía queda mucho por aprender acerca de la acción de Irisin y su estatus en los seres humanos con diversas enfermedades, este trabajo tiene el potencial de ser un cambio de juego en el campo de las enfermedades metabólicas.
El tiempo y las próximas investigaciones situaran el lugar en la historia de esta hormona que podría convertirse en el "elixir" del nuevo siglo y erradicar una de las grandes lacras en las sociedades actuales, la obesidad. Como dice el propio Spiegelman, de su posible paso a fármaco queda mucho todavía… aunque el primer paso parece que ya se ha dado.

Remember?

jueves, 19 de enero de 2012

Hoy lloré. A veces los recuerdos duelen tanto


Hoy lloré. A veces los recuerdos duelen tanto que el alma estalla en pequeños granitos de sal y se esparcen por todo el cuerpo..., y esa sensación de no tener nada bajo los pies, nada que te sostenga, nada que detenga la caída a ese abismo de incertidumbre y soledad antigua, que va y vuelve, que se oculta de a ratos y a veces vuelve. Vuelvo a llorar y te extraño y te amo y te odio y te entierro nuevamente... Hoy lloré. Lloro. Te extraño. Se desdibuja tu rostro con el tiempo que no deja de transcurrir, tú sigues igual; yo envejezco. Qué dolor tan grande es tu ausencia en estos días como hoy, que estoy sola en mi universo. Verónica, Buenos Aires, 19 de enero de 2012.-


«Debajo de este post puedes dejar tu comentario, crítica u opinión.Recuerda: un blog se alimenta y crece gracias a los comentarios, cuando pases por un blog no te vayas sin dejar tu observación»

JUEVES PARANORMALES: Poltergeist ataca a un vigilante

Fantasma captado en vídeo Exchange Hotel en Gordonsville - Virginia

«Debajo de este post puedes dejar tu comentario, crítica u opinión.Recuerda: un blog se alimenta y crece gracias a los comentarios, cuando pases por un blog no te vayas sin dejar tu observación»

domingo, 15 de enero de 2012

Sobre niños, vida y ajederez [Patente de Corso]


Sobre niños, vida y ajederez


Hace poco pasé unos días como espectador de infantería en el legendario Magistral de León, un apasionante torneo de ajedrez que lleva veinticuatro años enrocado en la tierra natal de mi viejo amigo, el capitán Alatriste. Esta vez el duelo era de campanillas: el campeón del mundo, Vishy Anand, contra uno de mis jugadores favoritos, el letón nacionalizado español Alexei Shirov que ha estado dos veces a punto de alzarse con el título mundial. Y disfruté mucho, como digo. Una cena con Shirov me dejó en la cabeza, aparte de mucha simpatía por ese oso grandote y rubio de mirada tierna, algunas ideas útiles para cosas que ando escribiendo estos días. Pero lo que tal vez me interesó más fue el torneo de jóvenes talentos, donde una veintena de niños de entre doce y dieciséis años -el más torpe, capaz de darme mate en diez jugadas, sin despeinarse- compitieron entre sí con objeto de jugar la última partida, los finalistas, en la misma mesa y con las mismas piezas que utilizaban Anand y Shirov.

Lo de los críos y el ajedrez es, por cierto, una asignatura pendiente en España. Demasiado pendiente, creo. Un deporte que también es cultura; un juego antiguo como ése, fascinante, fácil de comprender ya por un niño de cuatro años, sólo es obligatorio en cincuenta colegios españoles y figura como actividad extraescolar en menos de un millar. Culpables de esto son los propios ajedrecistas, a menudo enfrascados en sus propias partidas e incapaces de organizarse para reclamar mayor presencia del tablero en los lugares adecuados; pero también son responsables los padres que, por indiferencia o ignorancia, privan a sus hijos del aprendizaje básico, al menos en su fase elemental, de una disciplina que consideran menos útil que el fútbol o las manualidades artísticas. Y sin embargo, pocos juegos son tan atractivos para un niño como ese lidiar precoz dotado de reglas de cortesía y comportamiento; ese juego divertido, agresivo y elegante al mismo tiempo, que enseña a pensar con razón y lógica a cualquiera que lo practique.

En lo que se refiere a nuestra clase política, imaginen. Su sensibilidad para este asunto equivale a la de un trozo de carne de cerdo poco hecha. El ministerio de Educación y los responsables del deporte español consideran el ajedrez -cuando se los obliga a pensar en él y no tienen más remedio- como la más fea del baile: algo desconocido e incómodo, difícil de encajar en planes educativos diseñados por psicopedagogilipollas seguros de que la igualdad y la excelencia se logran mejor si los niños juegan con muñecas y las niñas al fútbol, que si se enfrentan, miden y conocen, al otro y a ellos mismos, sobre un tablero de ajedrez. Un ejemplo: aunque hace ya seis años el Senado aprobó por insólita unanimidad -tendrían prisa por irse de vacaciones o cobrar dietas- instar al Gobierno a que facilitase la introducción del ajedrez en los colegios españoles, tanto el central como los autonómicos de entonces y de ahora se pasaron, y siguen haciéndolo, tan provechosa recomendación por el forro de sus respectivas legislaturas.

En fin. Qué quieren que les diga. Quienes de ustedes me leen desde La tabla de Flandes conocen la importancia que el ajedrez tiene en varias de mis novelas, como en mi concepción del mundo y de las cosas. Soy un mal jugador, pero crecí entre libros, marinos y ajedrecistas, y mis primeros recuerdos están unidos a la imagen de mi padre y sus amigos inclinados sobre un tablero, entre humo de cigarros y pipas. Me acerqué a ese juego desde muy niño, incluso antes de comprenderlo, intuyendo en él claves útiles sobre los misterios insondables o estremecedores de la vida. Después, los cuadros blancos y negros, las piezas en sus escaques, me ayudaron a entender mejor el mundo por donde eché a andar temprano, mochila al hombro. Gracias al ajedrez, o a los perfectos símbolos que lo inspiran -repito que soy jugador mediocre, a menudo torpe-, encajé de modo razonable el miedo al aguzado alfil, el horror de la torre devastadora, la soledad del peón aislado en su casilla, los cuadros blancos, negros, fundidos en grises, de la turbia condición humana. Y mientras estuve -todos estamos alguna vez, tarde o temprano- en el vientre del caballo de madera esperando mi turno para degollar troyanos dormidos, y luego, cuando al regreso con sangre en las uñas la vida me despobló el cielo de dioses, el ajedrez me dio respuestas, consuelo, sosiego y media docena de certezas útiles con las que ahora envejezco, leo, navego y escribo novelas. Otros van a la iglesia y yo voy al ajedrez. De puntillas, con humildad y respeto, a ver oficiar los misterios de la vida. Como quien asiste a misa.



sábado, 14 de enero de 2012

LA PRESIDENTA VIVE EN UNA NUBE DE PEDOS!

¡increíble pero real, la presidente dice que la sequía es una sensción!
SENSACIONAL NOTA DE CRITIAN MIRA | LA NACION
 LA SEQUIA NO EXISTE, APENAS ES UNA SENSACION
Por Cristian Mira | LA NACION



Para que no quepan dudas: la presidenta Cristina Kirchner no tiene la culpa de que entre mediados de noviembre y la semana pasada las precipitaciones de la pampa húmeda fueran extremadamente inferiores al promedio de los últimos treinta años.
Vale la aclaración antes de que las afiebradas mentes que pululan en las usinas de la propaganda oficial crean que hay una conspiración en marcha entre los piqueteros de la abundancia y los medios de comunicación hegemónicos para robarle recursos fiscales al modelo nacional y popular. "Agrandan la sequía y después vienen por las retenciones", parece haber sido el súbito razonamiento que en algún lugar del poder político ganó espacio desde comienzos de esta semana. Unos días antes, el gobierno nacional se exhibía sinceramente preocupado por el fenómeno climático que azotaba a la mayoría de la región pampeana. El ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, se había reunido con el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Arrieta, para coordinar acciones conjuntas. Más tarde, el vicepresidente en ejercicio de la presidencia, Amado Boudou, se reunía con el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, y sus voceros informaban que en el encuentro se había tratado la cuestión de la sequía con informes del INTA. Si bien era obvio que la reunión se había organizado para contraponer el partido de fútbol, político, que un día antes habían jugado el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, que Boudou y Mariotto dijeran que estaban interesados por la situación del campo ya era toda una novedad.
Pero bastó que las noticias sobre la sequía ganaran espacios en los medios de comunicación para que el kirchnerismo se sintiera agredido. La realización de algunas asambleas, en rigor reuniones de productores angustiados por la situación, más los reclamos de que debían revisarse las retenciones parecieron haber revivido los tiempos de la batalla por la 125, en 2008.
Primero fue Yauhar que en una desafortunada declaración dijo que "no había que dramatizar" la sequía. En pocos días dilapidó el mínimo capital político que había comenzado a construir al haber recibido a las entidades gremiales de productores y prometer una gestión dialoguista. Objetivamente el ministro estaba en lo cierto: no es una situación sobre la cual haya que agregarle más drama del que ya tiene, pero exhibió una falta de sensibilidad notable hacia quienes están padeciendo el fenómeno climático.
Luego siguió el INTA que va en camino de convertirse en el próximo Indec si persiste en tener un perfil político en vez de uno técnico. El presidente del organismo, Carlos Casamiquela, dijo que esta sequía no era peor que la de 2008/09. ¿Son necesarias esas comparaciones que intentan minimizar el fenómeno? Los datos son objetivos: alcanza con ver los mapas del Instituto de Clima y Agua del INTA para advertir rápidamente cuáles son las zonas en problemas. Comparar con una sequía con anterior parece una cuestión deportiva.

Y para agregarle más leña al fuego alcanzaba con escuchar los programas de radio y de TV de la cadena de propaganda oficial a ignotos ciudadanos urbanos y panelistas muy bien pagos con fondos del Estado que daban clases de producción agropecuaria. Explicaban cómo se debía aplicar el riego en la pampa húmeda y tenían un súbito ataque de racionalidad económica. "Cuando las heladerías no venden helado en el verano porque no hace calor no le piden ayuda al Estado, en cambio el campo sí lo hace", fue el argumento sospechosamente repetido una y otra vez. Los ciudadanos urbanos no tienen por qué conocer al detalle toda la realidad agropecuaria y desde el campo aún falta mucho para mejorar la comunicación con el resto de la sociedad por lo que es mejor no reaccionar violentamente, aún con el comentario más irritativo. Sin embargo, ha sido el Gobierno el primero en crear un clima de confrontación y el primero en desactivarlo. Con ese espíritu parece haberse olvidado que la Presidenta dio por terminado el conflicto con el campo cuando visitó Coninagro en octubre del año pasado. Y que ella misma impulsó las metas de una cosecha de 160 millones de toneladas para 2020, con la innovación tecnológica y el agregado de valor.

Ese clima de crispación no fue un buen anticipo para la reunión de la Comisión de Emergencia Agropecuaria. Yauhar apenas dijo que intentará buscar más fondos a los 500 millones de pesos establecidos en el fondo de emergencia agropecuaria. Sostuvo que no habrá rebaja de retenciones y que la entrega de fondos no reintegrables llegará recién dentro de 45 días.

No es cuestión de exagerar o minimizar. El daño de la sequía es real. Hacerlo objetivo es más provechoso que utilizarlo como herramienta de división política.

¿GATO ASESINO?

 Belgrano: le cayó un gato en la cabeza y quedó en coma

 En el mes de julio, Betty, de 85 años, se encontraba en su departamento ubicado en Ciudad de la Paz al 3000, en el barrio porteño de Belgrano, cuando un gato entró por la ventana, cayó en su cabeza y le provocó una fractura de cráneo.

El gato terminó en la cabeza de la victima luego de que un vecino se lo arrojara a su esposa en medio de una intensa discusión; la mujer logró esquivarlo, el animal salió volando por la ventana, y cayó en la cabeza de la deafortunada anciana.

El impacto del felino provocó fractura de cráneo a la víctima y tuvo que ser internada de urgencia en el Hospital Pirovano, donde durante un mes debió ser asistida artificialmente para respirar, en una sala de terapia intensiva.

La víctima es una cantante de ópera amateur de 85 años llamada Betty. Todavía permanece internada en el Hospital Pirovano, y continúa en estado grave por las consecuencias del golpe, según revelaron fuentes policiales a la agencia de noticias DyN

VIA | LA NACION 13 de enero de 2012

lunes, 9 de enero de 2012

Lo dice Freud



 Lo importante no es lograr la meta
sino lo que nos encontramos por el camino
◙ Havelock Ellis ◙

sábado, 7 de enero de 2012

Justo antes de la vacuna :-P



Cara de pánico :-P
Lo importante no es lograr la meta
sino lo que nos encontramos por el camino
◙ Havelock Ellis ◙

domingo, 1 de enero de 2012

GATURRO Y COMPAÑÍA DESEAN UN ¡FELIZ 2012!



Bienvenido 2012

¡Felicidades!
llegado el Nuevo Año todo comienza con un aire de esperanza y renovación.
Ojalá que este año sea mejor que el anterior y que cada año vayamos mejorando
como personas y como sociedad.

Es hora de prender el ventilador de la buena onda, de la alegría y el amor.
¡Sonríe, la Vida es Bella!