martes, 21 de febrero de 2012

Celda

ella mirábalos
desde su celda pequeña
con los ojos brillantes
las manos contra la pared
y las piernas separadas
-como el hombre de Vitruvio-
mientras recibía
un latigazo tras otro
-ella no lloraba-
ellos la miraban horrorizados
pero no hacían nada
cuando el verdugo
se retiraba de su celda
las lágrimas
comenzaban a caer y en
cada sitio humedecido
por el dolor
              ... florecen los narcisos...


© Verónica Curutchet

Pintura  de Mark Ryden

No hay comentarios.: