sábado, 12 de marzo de 2016

«Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad»

Ayer miraba un documental, un documental que me impactó y lloré. No sé a quién carajo le importa si lloré o si me impactó o si miré un documental pero tengo ganas de contarlo.

Hay muchas cosas en mi cabeza, cosas que supongo vienen con el paso del tiempo y me he sentido triste, más triste que nunca.

La soledad siempre ha sido parte de mi vida, no se trata de estar acompañado o no, no se trata de tener mucha gente alrededor o no tenerla, se trata de algo más profundo y difícil de explicar.
Tal vez lo sientas, o lo hayas sentido alguna vez. Es como si no tuvieras tierra bajo los pies, como si todo lo que te rodea fuera irreal, o estuviera desfasado, es como un «no pertenecer al aquí y al ahora» 

Y ese "documental" despertó sentimientos que tenía un poco sumergidos en la neblina del subconsciente y emergieron.
Y emergieron no como cualquier cosa sino como un tsunami que se llevó mi corazón a la infinita cantidad de realidades que conviven paralelamente con la mía.

En este momento estoy muriendo, vos también y a nadie le importa. Lo mismo sucede con todas las especies que habitan el planeta, y a nadie o muy poca gente le interesa.

Una frase que dejo aquí (no es mía):

«Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad»

Soy un grano de arena en un inmenso desierto repleto de granos de arena, pero seré un grano de arena distinto aunque a nadie le importe. Me importa a mí. 




1 comentario:

  1. A mi me importas muchísimo y además te quiero a chorros!����������

    ResponderEliminar

Hola, tu mensaje es más que bienvenido, no te vayas sin comentar. Si no querés dejar tu nombre podés hacerlo de forma anónima.
Gracias por visitarme! Volvé pronto!

Seguir por Email