domingo, 19 de agosto de 2007

Valhala

Le doy gratuitamente mi alma al diablo
por una noche más en tu cama y después
que me pongan en una pira y proclamaré:

“Mirad, que ahí veo a mi padre
Mirad, que ahí veo a mi madre,
a mis hermanas y hermanos
Mirad, que ahí veo la línea
de mis antepasados hasta el principio.
Ellos me llaman,
me invitan a que tome mi lugar en el Valhala,
donde los valientes pueden vivir por siempre.”



…y donde tendré por la eternidad tu amor completo
donde las aves cantarán tu nombre y seré libre,
por fin, en las alas del viento.
Le doy confiadamente mi alma al diablo
por una noche más contigo porque después
de ello viviré por siempre en el Valhala.
Publicar un comentario