martes, 30 de septiembre de 2008

Termina Septiembre y el reino sigue en pie


Me duelen las manos... De escribir, del trabajo, porque esta reina se quita la corona y se pone el mameluco todos los días porque la abundancia de bienes no existe por estas latitudes y hay que trabajar como todos los seres del universo.
Estamos (estoy) buscando desesperadamente un resquicio por el que pase esa luz brillante que trae paz y serenidad. Serenidad quizás es lo que estoy necesitando con más urgencia. Sé que las nubes que oscurecen mi cielo pasarán pero hoy siento que me agobian, que la luz se escapa hacia la estratósfera, que no llega...
Una oración, una plegaria, un mantra, una canción... en mi corazón vive la esperanza, pero esa esperanza, siento, que envejece al mismo tiempo que mi cabellos se va volviendo plateado y a la misma vez que el espejo me muestra una nueva marca de vida entre las huellas dejadas por las sonrisas.
Dicen que para saber ser feliz debe uno haber pasado por la tristeza. Para saber reír es necesario haber llorado. He estado triste, he estado feliz, he llorado mucho y río mucho aunque el cielo esté gris, pero las voces cercanas vuelven a decir: "Wilhemina, ¿por qué tus ojos están llenos de melancolía aunque nos muestras la sonrisa más amplia y pura que jamás hemos visto?"
No sé qué contestar. Acaso la tristeza, la melancolía, la risa, la alegría, los años, la primavera...



Image Hosted by ImageShack.us

Wilhemina
Desde el último día de septiembre
(el mes en que me siento pesadamente vieja)

http://img149.imageshack.us/img149/5216/224lk6.gif

5 comentarios:

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida Vero:
En días así lo mejor es dejarlos pasar, fluir y no luchar. Es como las lágrimas, déjalas salir y te liberas de la tristeza; lucha contra ellas y te anegarás en sus saladas aguas. Comienza por sonreír, a pesar de no tener ganas y las ganas vendrán después.
Un beso reconfortante.

Wilhemina Queen dijo...

Gracias querido Amigo, eso hago, dejarme llevar por mis sentimientos hasta poder resurgir.

besos!
y un abrazo enorme!

Abuela Ciber dijo...

Esos momentos que siempre nos hacen aquietarnos y pensar desde dentro hacia fuera. No es el entorno nuestro bienestar sino que estemos nosotros centrados para cambiar lo externo.
Son momentos pesados como digo yo, pero que hay que alijerarlos, y cada uno sabe como.

Cariños y suavidad.

Silvia Cristina dijo...

Hola Verónica!!!

Esto también pasara....decilo todos los dias....que toda tu tristeza vaya al pie de la cruz del Señor...entrégale todo a el..

Voy a orar por ti....

Un fuerte...fuerte abrazo....
con mucho cariño..Silvia

P.D. despues busco alguna oración....

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Vero, te entiendo... y no sabés cuanto. espero que el cielo se abra para ti, te lo merecés con ese corazón de oro que se vislumbra en tu persona, en tus palabras, en tus acciones.

Te mano un beso y como dice siempre mi madre (aunque no me gusta cuando me lo dice, mirá, y yo hago lomismo) Dios aprieta, pero no ahorca.
Te deseo suerte y te mando otro beso.