miércoles, 24 de agosto de 2011

¡QUE NO ME RINDO!

Bueno, ayer fui a la nutricionista, y saliendo de casa me caí: me dí el golpazo de mi vida pues para no roperme los dientes intenté maniobrar y maniobré mal por lo que me duele todo el lado izquierdo, tengo el pie inflamado y me duelen mucho las rodillas sobre todo la izquierda y la cadera izquierda es una tortura china. 
NO ME RINDO.
Así y todo, y gracias a Dios no se me rompió la ropa porque hubiera tenido que regresar a casa a cambiarme y tomar valor para salir de nuevo, fui a la consulta. Subir al colectivo fue como subir al Everest, pero subí 
NO ME RINDO.
Rumbo a la nutricionista, con un dolor de cuerpo que el traca-traca del colectivo hacía que me dieran ganas de bajarme, al fin llegué a Cabildo y Juramento y me bajé, como pude, porque pese a que rengueaba nadie me ayudó a bajar - NO ME RINDO- caminé 5 largas cuadras hasta la calle Quesada donde tiene el consultorio mi Doctora.
NO ME RINDO.
Llegué, me senté y como le había avisado a Mi D♥c que quizás llegaba tarde porque me había caído, juas, ni bien llegué saludé a Bea, la secretaria, una divina que prepara el café más rico de Buenos Aire, y Mi D♥c salió a abrazarme (despacito) y preguntarme cómo estaba.
Bea me convidó un café, me puse a charlar con otra paciente sobre mujeres flacas y hombres musculosos (jaja) hasta que me tocó mi turno y me tuve que subir a la balanza.
Yo estaba contenta porque había hecho las cosas muy bien. No hice trampas, no comí de más e hice todo el ejercicio que pude; PERO, la balanza dijo que solamente bajé 100 gramos.
¡LA PUTA MADRE QUE ME PARIÓ!

Bueno, pero así y todo, aunque me rompí el lomo y no digo que me cagué de hambre, pero comí poco, sigo para adelante y



¡NO ME RINDO!

1 comentario:

El Periódico de El Prat dijo...

No se, no se. Me extraña que esa nuticionista te haga pasar hambre.
Tal vez te convenga una tregua, tampoco parece que ester gorda.