sábado, 12 de enero de 2008

PADRE


Has sido tan duro conmigo,
fuiste el castigo en mi vida,
me alejaste de todo lo que quise,
me hundiste en el silencio.

Padre...
¡Dime qué es lo que has hecho!
¿Por qué tomar venganza conmigo?
¿Por qué no escuchabas mis lamentos?
¿Por qué jamás sentiste compasión?...

Cada golpe fue una lágrima,
cada palabra un golpe...,
sólo la pared me contemplaba
mientras el alcohol te saturaba.

Tengo el alma cruzada a golpes,
el corazón chiquito y arrugado...,
tengo tu amor en un costado
porque no sé dónde ponerlo
y tampoco sé si es amor...

Padre...
sé que a tu manera me querías...
pero no entiendo por qué...
¡por qué me castigaste!

No hay comentarios.: